Un infierno fiscal llamado España

A ver si alguien me lo puede explicar. En 2019 un buen amigo mio le compro a un fondo buitre un pequeño lote de viviendas supuestamente okupadas por la chusma habitual. Todo lo que cuento aquí son palabras suyas. Para todos aquellos que se sientan aludidos y, como dicen muchos, perseguidos por Hacienda cual delincuentes. En cuanto el notario le entrego las copias de la escritura nos vamos a Hacienda y tributamos por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. A pesar de los consejos habituales de el Fiscal con el que trabajabamos, -un gran profesional fiscalista-, decidio que en esta ocasión vamos a tributar por el Valor Fiscal que publica la Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid, a pesar de que los precios de compra son notoriamente inferiores. Por ejemplo, entre los pisos del lote hay uno de Alcobendas cuyo precio de compra era de 85.000 euros, cuyo Valor Real Actual es de unos 140.000 euros pero cuyo Valor Fiscal era entonces de 95.000 euros. Por este piso tributamos por el Valor Fiscal, es decir, diez mil euracos por encima del verdadero precio que habíamos pagado por el piso. Entonces...

¿Me puede alguien explicar por qué diablos me ha llegado un requerimiento de hacienda para que concierte una cita con un perito que quiere visitar el piso para comprobar su verdadero valor?

¿Qué diantres es eso del verdadero valor? ¿Es que ahora vamos a tener que contratar a un tasador antes de pasar por la guillotina de Hacienda? Esto es el colmo de los colmos. A ver, en realidad este requerimiento no me da ningún miedo. Aunque el valor real actual del activo es muy superior al valor fiscal por el que tributé, resulta que yo tengo un arma secreta llamada Fiscaly que, como ya he comentado, me ha sacado de varios aprietos. Y a varios alumnos del curso de subastas también les ha salvado el culo más de una vez. Lo repito, en esta ocasión no me dan ningún miedo estos matones, pero tiene razón el Rubius cuando dice que...

(...) Llevo estos 10 años de Youtuber pagando casi la mitad de lo que he ganado en impuestos. 10 años. Y estoy muy contento de haberlos pagado. Lo que me molesta es que, aunque lleve desde el día uno haciendo las cosas bien y de manera legal, como, sin duda, deben de hacerse, Hacienda me haya tratado como si fuera un “delincuente”. Desde ese primer día, he estado sometido a inspecciones fiscales, se han emitido notificaciones al resto de Haciendas europeas y de EE.UU para ver si tenía “cuentas corrientes ocultas”, me han puesto sanciones por no atender a requerimientos que nunca llegaron, y un largo etcétera.

Desde mi experiencia, lo peor que puedes hacer es ser legal con Hacienda. Por ejemplo, hace unos 4 años la cagué bien cagada con ellos y, en vez de tributar de una forma, lo hice de otra, de forma que obtuve un pequeño ahorro respecto a lo que habría tenido que pagar de haberlo hecho bien. Cuando me di cuenta hice una escritura rectificativa y me fui a Hacienda a hacer la tributación correcta y a solicitar la devolución de lo pagado por la errónea declaración anterior. Pues bien, todavía estoy esperando la devolución y tengo un lío de cuidado por ese asunto, con reclamación incluida al Tribunal Económico Administrativo.

Un consejo: si te equivocas al tributar, no rectifiques nunca. Simplemente sigue adelante. Si se dan cuenta ya tendrás tiempo de dar explicaciones. Pero en ese caso el lío será menor que la que te lían cuando rectificas.

Y lo que más me cabrea de Hacienda es que toda esta extración por la fuerza de la riqueza que producimos los españoles que madrugamos se gasta en tener contenta a esa pequeña franja de españoles para quienes la derecha roba, los empresarios explotan y el Estado tiene la obligación de hacerse cargo de su educación, de su sanidad, de su vivienda y hasta de su felicidad. Todo gratis total. O eso, o se cabrean y lo queman todo. Antiguamente tenías que ser aristócrata para vivir sin trabajar, ahora cualquiera puede conseguirlo gracias al Estado del Bienestar de una sociedad que ya no cree en la libertad y la responsabilidad individuales sino sólo en su "derecho" a ser mantenida por las administraciones en un estado de bovina dejadez mediante dádivas, subvenciones y ayudas sociales. Así que cada día estoy más cerca de mandarlo todo a tomar por culo. Segun la experiencia vivida por mi amigo...¿Has tenido alguna experiencia similar?¿Y tú que tal te llevas con los amigos de lo ajeno?

7 vistas0 comentarios