Contratar un Seguro AntiOkupas ¿POR QUÉ?

Desde 2008 y con la crisis económica el movimiento okupa se ha hecho más fuerte. Pisos embargados por bancos, segundas residencias... se han convertido en blanco de este tipo de usurpaciones. En concreto y según las cifras de condenados por el delito de usurpación publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2017 se dictaron 6.757 sentencias por este tipo de infracción. Cifra que cuadruplica la de 2013. Las compañías de seguros se han hecho eco del problema y, entendiendo estas nuevas necesidades de los propietarios, incluyen garantías en sus seguros de hogar pensadas especialmente para respaldarlos en caso de sufrir este problema.


Tan grave es el asunto que el Congreso tomó cartas en él, aprobando en 2018 una ley que permite el desahucio exprés (garantizando una sentencia en menos de 20 días). Los propietarios cuentan con un mayor respaldo judicial, pero el económico es otra cuestión. Un proceso judicial puede suponer un gran desembolso de dinero: abogado, procurador, trámites jurídicos, etc. O no, si cuentas con un seguro que contemple esta circunstancia en sus coberturas.


Si quieres proteger una casa en la que no pasas mucho tiempo, tienes diferentes opciones en lo relativo a seguros. Puedes optar por un seguro de hogar que además de cubrir los riesgos básicos te ofrezca cobertura en caso de ocupación ilegal y corra con los gastos de las reparaciones, si son necesarias. O bien por un seguro de protección jurídica que contemple las reclamaciones también en el ámbito de la vivienda y te ampare legalmente si alguien okupa tu casa.


Si bien no es obligatorio asegurar una vivienda deshabitada, resulta obvio que es más que recomendable. Cabe valorar también aquellas coberturas que nos ayuden a mantener el inmueble en perfectas condiciones ante los daños que pueda causar la propia ocupación. En todo caso y más allá de un buen seguro que cubra la Responsabilidad Civil —que se haga cargo de los daños causados a los vecinos colindantes y otros terceros implicados–, será especialmente interesante que dispongas de una amplia cobertura de defensa jurídica. Con esta garantía tendrás el respaldo de la compañía, que se hará cargo de las demandas de terceros y de los problemas legales fruto de la okupación. Eso sí, deberás tenerlo ya contratado cuando se produzca el delito para poder contar con su cobertura legal y todo lo que te ofrezca.


Debes saber que se considera actos vandálicos a los daños malintencionados sobre el continente y el contenido. Y que no todos están cubiertos: las pintadas, inscripciones, grafitis y hechos similares suelen conformar una de las exclusiones generales a esta garantía más habituales, aunque todo dependerá de cada compañía. De ahí la importancia de comparar diferentes ofertas antes de contratar. 


Pero como ya hemos visto, un seguro anti-okupas no tiene por qué pertenecer al ramo de hogar. Puedes contratar cualquier seguro (de vida, de protección jurídica, etc.) que contemple entre sus prestaciones de defensa jurídica las del ámbito inmobiliario y en concreto las reclamaciones por ocupación ilegal de vivienda y tendrás respaldo a la hora de enfrentarte legalmente a esos “inquilinos” indeseados.

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo